Dormir a tu bebé muchas veces parece misión imposible, pasan todo el día expuestos a estímulos externos que en muchas ocasiones les llevan a un estado de excitación difícil de sobrellevar, hoy os traemos 6 trucos eficaces para que esta labor se vuelva menos tediosa y el bebé duerma las horas necesarias para su salud y bienestar.

Un baño caliente

Un baño caliente ayuda a relajar al bebé después de todo el día, después de cenar es un buen momento ya que con la digestión comenzará a sentir sueño y esta acción favorecerá a su relajación.

Los masajes

Los masajes son una forma de relajación muy efectiva ya que regulan y refuerzan las funciones respiratorias, gastrointestinales y circulatorias, ayudan a paliar el estrés al que se ve expuesto durante todo el día, además son una forma de comunicación muy afectiva que inducirá al sueño rápidamente.

Música

Cantar una nana o poner música suave es una forma muy eficaz para el sueño del bebé, hay que familiarizarles con la música desde el nacimiento ya que ayuda a estimular sus sentidos. Esta técnica suele ser del agrado de todos los niños, especialmente cuando son pequeños.

Iluminación

La iluminación adecuada puede ser crucial para el sueño del bebé, la oscuridad para la gran mayoría no es agradable y les excita aún más por lo que es recomendable buscar una lucecita que aporte esa luz sin desvelarle.

No acostumbrarlo a dormir en brazos

No se debe acostumbrar al bebé a dormir en brazos sino en su cuna, al dormirlo en brazos se crea una costumbre difícil de quitar más adelante y puede ser un problema a la hora de conciliar el sueño, en muchas ocasiones se despiertan rompiendo la primera fase del sueño que es, sin duda, la más importante.

Seguir una rutina

Por último lo más importante, seguir una rutina diaria para que tu bebé tenga un orden y se acostumbre a seguir unos pasos diarios, no importa si duerme en casa de los abuelos o si es día festivo, con la rutina hay que tener constancia y llevar un seguimiento de las horas. Desde la hora de despertarse hasta la hora de dormir, pasando por las comidas o el baño.